lunes, 28 de enero de 2013

¿Qué es esto?

Hace más de un año que paso mis días, con sus noches, administrando mi trópico para un porteño obstinado  y encantador, que me revolea los cónchales con un laspelotas, y me mira con sus sos y decimes mientras yo le susurro un cariñito con su eñe completa.

Casi a diario me gana el arrebato de hablar de lo que nos pasa, de los momentos en los que conseguimos una coincidencia feliz o de las trifulcas inevitables por defender a Bolívar antes que a San Martín, así que decidí empezar a escribirlas antes que seguir cansando de anécdotas a los pobres testigos que me rodean.

Haré un intento por traducir esta tropicalización de la patagonia a punta de cuentos y descargas. Ya somos demasiados caribeños de este lado del monte como para seguir obviando que no hablamos el mismo idioma,  pero nos queremos igual en casteshano y en español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario